AESA publica nuevo material guía sobre la formación de pilotos remotos

25.09.2018

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea acaba de publicar la nueva versión del Apendice I relativo a la formación y certificación de pilotos remotos. En esta nueva versión además de pequeños cambios en el temario de los cursos para la obtención del certificado de piloto remoto se incluyen nuevos requisitos que deben cumplir las organizaciones de formación aprobadas.

En cuanto a procedimientos se define claramente que el responsable de la formación y quien debe emitir los certificados es la organización aprobada, en general una ATO (Approved Training Organization), aunque se pueda subcontratar parte de a formación a terceros. Incluye también la restricción , que ya se aplica desde hace años en la aviación tripulada, de que en ningún caso el alumno podrá ser examinado por personas que le hayan proporcionado mas de 25% de formación en vuelo.

Se definen tambien los requisitos para acceder al puesto de instructor de pilotos remotos; el primer requisito es acreditar haber superado un curso de formación de instructores que incluya las siguientes competencias:

Preparar recursos,

Crear un clima propicio para el aprendizaje,

Exponer los conocimientos,

Integrar la Gestión de Amenazas y Errores (TEM) y la coordinación con observadores,

Gestionar el tiempo para lograr los objetivos de la formación,

Facilitar el aprendizaje,

Evaluar el aprendizaje del alumno,

Supervisar y revisar el progreso del alumno

Evaluar las sesiones del curso,

Informar de los resultados del curso.

Además acreditar al menos 30 horas de vuelo en aeronaves controladas en remoto y al menos 15 de esas horas en la aeronave objeto de la formación.

En cuanto a los requisitos para ejercer como examinador la persona deberá acreditar competencias adecuadas para examinar los conocimientos teóricos, teóricoprácticos ypericia del alumno enmateria de aeronaves pilotadas por control remoto y sus sistemas (RPAS). Adicionalmente debe acreditar al menos 50 horas de vuelo en aeronaves pilotadas en remoto similares a la usada en la formación y haber impartido 10 cursos teóricos-practicos y 10 cursos de vuelo en aeronaves similares a la utilizada en la formación.

En general esta nueva versión del Ápendice I busca profesionalizar la formación y de una manera razonable introducir elementos que garantizan la calidad de la enseñanza que ya se utilizan desde hace muchos años en la aviación tripulada.